domingo, 5 de junio de 2016

A UN AÑO DEL PERCANCE



Viernes 5 de junio de 2015 - Cuarto día de la Gira de estudios de 3er año "B" - Embalse, localidad de la provincia de Córdoba:

Despertamos temprano. La noche anterior preparamos todo el equipaje para salir sin demoras y aprovechar la jornada al máximo. Viajábamos camino a Mendoza, lugar donde pasaríamos esa y las siguientes 3 noches. 

De pasada, decidimos visitar una central hidroeléctrica. Y en el trayecto hacia allí sucedió lo menos pensado… No conocíamos el lugar. El camino era angosto y de tierra, no convenía seguir. El chofer del colectivo realizó una maniobra para dar la vuelta, y de repente, algo salió mal. Sentí en cámara lenta como el “bondi” volcaba hacia el lado derecho. Todos estaban en silencio, sin ningún pensamiento, ni conocimiento sobre lo que sucedía. 

Antes de la caída, escuche el grito de un compañero: "Lo perdemos". Luego, toda la acción se convirtió de un segundo a otro en un golpe doloroso y brutal. Se me cerraron los ojos, se me escapó una zapatilla y se piró el celular de las manos.

No entendía nada. Todo estaba lleno de humo, escupía sangre de mi boca y escuchaba los gritos de mis amigos.

Me desespere, y solo pensé en buscar un punto de evasión. Intenté romper la salida de emergencia pero estaba sellada. Probé de muchas maneras pero no encontraba forma de atravesarla. En medio de la angustia, descubrí una ventana rota y me tire de lleno. Sufrí daños por los vidrios fragmentados, pero por fin, logré salir. 

Me tiré al piso, muy mareado por el accidente. Levanté la cabeza y observé compañeros llorando, sangrando y con heridas abiertas. Un momento horrible.

Uno de mis compañeros estaba en el piso gritando, con dificultad de respiración, al parecer le dolían las costillas. Otro, tenía un corte en la cabeza y derramaba una gran cantidad de sangre. Llamamos a emergencias.

Llegaron 5 ambulancias, un camión de bomberos y 6 patrullas de policía que nos ayudaron. 

Rápidamente, la primera ambulancia, trasladó a los más golpeados y a una profesora hacia el hospital Eva Perón de Santa Rosa de Calamuchita. Luego de ser revisados por un médico, se llegó a saber que eran los heridos más graves. 

Las demás ambulancias, llevaron al resto del alumnado, incluyéndome, y luego de controlarnos, aseguraron que no corríamos peligro.

Camino a una camioneta patrullera de policía que nos trasladaría al hotel, donde esperaríamos que volvieran los más heridos, descubrí un dolor en la rodilla razón por la que volví a la ambulancia.

Más tarde, sano y salvo, decidí avisarle a mi viejo lo ocurrido. Le conté y le pedí que se encargará de notificarle a mi mamá. 

A los pocos minutos. Me llamó mi vieja. Estaba llorando desaforadamente, como nunca antes la había escuchado, pero cuando le dije que yo estaba bien se tranquilizó un poco. 

Los profesores con colaboración de los padres decidieron posponer la gira para el mes de septiembre. El tutor nos comunicó la decisión al día siguiente, en consecuencia de los estudios médicos de Francisco, el compañero más herido. Aunque nos costó un poco aceptar la idea de no continuar el viaje, los argumentos eran respetables e incuestionables.

Sin dudarlo, lo que más nos afectó de ese accidente no fue físicamente, sino anímicamente. Un gran golpe que nos impidió continuar con la travesía. 

Como todo, siempre hay cosas que rescatar. Dudo que vuelva a sucedernos, pero en un caso parecido, esto nos enseñó como responder a una situación semejante.

Por último, quería agradecer a mis compañeros de la Promo 2018, tanto los que lo sufrieron, como los que estuvieron apoyándonos desde lejos. También, a los profesores Salomón Yatzkaier y María Elena Abregú, que nunca bajaron los brazos y nos trataron excelente. Además, a los cordobeses que nos ayudaron. 


Este recuerdo ya es historia. Una simple anécdota digna de ser contada a seres queridos. Hoy, 5 de Junio del 2016, estamos a un año del percance.

Por Emiliano Herrera, alumno de cuarto año 2016. 


2 Comentarios :

Luu Herrera Prieto dijo...

Hermosa Emocionante

Ulises Limao dijo...

Excelente experiencia

Publicar un comentario