miércoles, 24 de abril de 2013

Carta Abierta de Gymnasistas egresados, a 36 años de el secuestro y desaparición de Ricardo Somaini, Gustavo Santillán y Horacio Ponce


De los compañeros gymnasistas egresados, hoy, 22 de abril de 2013, a 36 años del secuestro y desaparición de Gustavo Santillán, Ricardo Somaini y Horacio Ponce:
Gustavo, Ricardo y Horacio fueron víctimas fatales de un proceso sangriento que cristalizaría en la Dictadura Militar que asoló la Argentina entre 1976 y 1983, por luchar por la mejora de las condiciones de justicia social, desarrollo económico y soberanía política de nuestro país, condiciones esenciales para la construcción de una sociedad equitativa y justa que ofrezca oportunidades de realización para todos sus habitantes. Objetivos que compartíamos y compartimos aún hoy.
 No fueron los únicos ni estuvieron solos. Muchos gymnasistas como Abel Herrera, Hugo Macchi, Eduardo Serrano, Luis Martinez Novillo, Ricardo Salinas, Beto Sabransky, que eligieron el compromiso extremo, u otros por el sólo hecho de adherir a la misma ilusión transformadora, padecieron la reclusión y la tortura y murieron en o por la cárcel, como Lito García, o fueron perseguidos, reprimidos, expulsados al exilio -externo o interno- o directamente desaparecidos y asesinados, durante los años negros de la dictadura militar, no sólo criminalmente despiadada, sino dramáticamente retrógrada y destructiva del tejido social y productivo de  nuestro país, de un modo en que todavía seguimos sin poder del todo sólidamente recuperarnos.
Tenemos en común haber comprendido la necesidad y la posibilidad transformadora a través de un rico plan de estudios, caracterizado por la amplitud y la profundidad de su contenido humanista, por la experiencia de conocer el país, sus fábricas, regiones productivas, diferentes pueblos y ciudades, intercambiar con dirigentes sindicales, empresarios, investigadores y científicos y por la amistad, compañerismo  y solidaridad que caracterizaron siempre a la tradición del Gymnasium, fortalecida en excursiones, campamentos, giras  y aventuras compartidas.
 Aprehendimos en el colegio un ideario y  un puñado de valores que, hoy como ayer, asumimos comprometidos con la política entendida esencialmente como la ciencia para la transformación de la sociedad, lejos de la violencia, de las mezquinas conveniencias de ocasión, del sectarismo, de la falsificación, del clientelismo, de la demagogia y de la mercantilización del poder.  El compromiso,  el conocimiento, el compañerismo y la solidaridad, constituían parte esencial de esa vocación militante que, más allá de las fuertes diferencias en los métodos o líneas de acción política por las que optáramos, nos animaba a todos. Y a eso no renunciamos.
 A 36 años del secuestro de Gustavo, Ricardo y Horacio, advertidos de nuestros posibles errores, en reconocimiento del valor del aprendizaje curtido tanto en los libros como en la vida misma y convencidos de las virtudes de la democracia,  rendimos homenaje a ellos y a todos los gymnasistas que, imbuidos de un fuerte  compromiso militante, padecieron o cayeron en la lucha por construir un futuro mejor para nuestro pueblo. 

Gymnasistas egresados

0 Comentarios :

Publicar un comentario