jueves, 17 de septiembre de 2009

Historia reciente - Coeducación

Los siguientes son dos artículos publicados en el diario La Gaceta, del día 25 de Marzo del año 2007. Los mismos tratan sobre la polémica de la coeducación en el Gymnasium. Serán los primeros de una serie de artículos acerca del colegio, de hace un par de años y algunos no tan viejos, que iré subiendo. El dato acerca de estos me lo pasó la Profesora Clara Grimblat, a quien le agradezco por su colaboración. La intención es que la página cuente con registro sobre los mismos.

Hay una publicación en la página del 26 de marzo del 2007, el día siguiente, que hace referencia al tema: http://blog.gymnastucuman.com.ar/2007/03/coeducacion.html. Cada uno forjará su opinión sobre el tema.

Ahora sí, comparto las notas sobre las mujeres en el Gymnasium.

- Una oportunidad para derribar los prejuicios que dividen a los dos sexos

Domingo 25 de Marzo de 2007 | El papel que le asigna nuestra sociedad al hombre lo ubica en lugares de mayor jerarquía que a la mujer.

Cuando en el Gymnasium de la UNT se planteó la posibilidad de convertirlo en mixto, pusieron el grito en el cielo hasta los egresados. Si ese cambio se produce algún día, deberá ser fruto de un proceso de maduración de ideas y de un consenso. Tal es la opinión de la directora del colegio experimental dela UNT, Ana Victoria Robles.
Hoy, a pesar de que tienen una directora y que la mayor parte de los docentes son mujeres, los alumnos siguen prefiriendo a los profesores varones cuando eligen tutores.
“Este es un colegio que nació con un plan curricular muy avanzado y dirigido al ingreso a la universidad. Todavía es de avanzada en muchos aspectos. Los egresados reconocen que los preparó para que pudieran hacer cualquier carrera universitaria, porque les enseñó a pensar, a tener autodeterminación y a ser responsables de su propia vida”, resumió la docente.

-¿La educación mixta es un signo progresista por sí solo?
- No. En Estados Unidos y en Francia hay una tendencia a volver a los colegios diferenciados por sexo, y el de Bush es un gobierno conservador que quiere volver cien años atrás. Pero hay que preguntarse si un colegio mixto hay realmente coeducación. No basta con poner juntos a varones y mujeres. A veces en un aula mixta el mismo docente trata al varón de una manera y a la mujer de otra. El concepto de coeducación, en realidad, tiende a que varones y mujeres tengan las mismas posibilidades. Obliga a reflexionar sobre qué lugar se le da a la mujer en la sociedad, cómo se la condiciona para cumplir determinadas funciones. Esa cuestión de género es algo que ha ido cambiando mucho últimamente, y se tiende a dejar de lado la exclusividad de ciertas áreas para el varón.

- El Instituto Técnico ahora es mixto, pero hay solamente 15 mujeres y más de 600 varones.
- Porque lo técnico todavía se considera un ámbito masculino. Hay áreas en las que el hombre mantiene prevalencia, por ejemplo los lugares de mayor jerarquía en el ámbito laboral.

-¿Por qué hay docentes que dan distinto trato a sus alumnos según el sexo?
- Se necesita un cambio de mentalidad. A veces las mujeres somos más machistas que los mismos varones. Hay que cambiar los estereotipos que determinan que la mujer está destinada a cierta función y el varón a otra. En la escuela primaria, casi todos los docentes son mujeres. En la secundaria también prevalecen las docentes mujeres. Pero en el nivel universitario sube el número de varones, sobre todo en el área de las llamadas ‘ciencias duras’. Quienes ocupan los puestos más altos son generalmente varones. Lo mismo ocurre con los cargos públicos de jerarquía.

- Cuesta resignarse a perder las tradiciones

Domingo 25 de Marzo de 2007 | El Gymnasium de la UNT tuvo un acta fundacional donde no se permitía mujeres ni en el cuerpo docente.

La imagen del discóbolo alude al desarrollo armónico de cuerpo y mente, pero también forma parte de una tradición clásica donde lo masculino tiene prevalencia.
A los alumnos del Gymnasium, que consideran al su colegio como un segundo hogar y comparten la mística de una tradición concebida sólo para varones, la posibilidad de que un día se convierta en una institución mixta no les agrada.
“Me parece descabellado que ocurriera algo así, porque el Gymnasium cambiaría por completo. Ciertas estructuras como las tutorías estudiantiles o los campamentos, sería muy difícil que se puedan adaptar para compartirlas con mujeres”, objetó Valentín Monroy, alumno de sexto año. Sus compañeros Pedro Torasso, Bruno Benedek y Carlos Díaz coincidieron en que los campamentos y las giras no serían lo mismo si hubiera mujeres.
Aunque los alumnos del Gymnasium realizan convivencias y otras actividades de esparcimiento con sus colegas del Escuela Sarmiento, no hay una integración verdadera como la que se produciría si estudiaran en la misma aula.
Monroy considera que la educación humanística de su colegio es ideal para una matrícula mixta, pero advirtió que el bagaje sentimental de la tradición es muy fuerte y deja afuera a las mujeres. “Nosotros pasamos más horas en el colegio que en nuestras casas. Por eso se dice que el Gymnasium les roba los hijos a los padres. No sería lo mismo si hubiera mujeres. No es fácil cambiar la tradición”, remarcó.
Los jóvenes recordaron que en su reglamento original el colegio no permitía que hubiera profesoras mujeres. Todos eran varones, incluso el rector, que era quien designaba en forma directa a los profesores. Ahora, el 80 % del plantel docente es femenino, desde que se eliminó esa restricción y los cargos comenzaron a concursarse.
“En algunos aspectos el colegio fue cambiando junto con la sociedad, pero hay algunas cosas que para el gymnasista son intocables. Es como una cultura”, afirmó Monroy.

Fuentes: La Gaceta, La Gaceta.

0 Comentarios :

Publicar un comentario