domingo, 4 de mayo de 2008

SEMANA DEL GYMNASIUM 1962


Quiero referirme en esta nota a una de las características que tenía la Semana del Colegio allí por 1960. En concreto, a los concursos de folclore que se llevaban a cabo. Eran años en que irrumpía en el medio Los Fronterizos, conjunto salteño que marcó una forma distinta de interpretar el folclore hasta entonces. Se consolidaba la formación de 4 integrantes cantando a 3 ó 4 voces, bajo la estructura de 3 guitarras y bombo. Imitarlos, era una forma de expresar el éxito mediático de sus interpretaciones. Y nuestros compañeros así lo sentían. El conjunto que nos representaba estaba formado por Coco Quinteros, que asemejaba la voz de Madeo, Tito Segura, muy similar a Isella, Jorge Argañarás, con dejo de Gerardo López y el Gringo Maris como bajo. Egresado éste, Eduardo Fajre se acoplaba al conjunto. Es menester destacar que el desaparecido Tito Segura se afirmaría como un icono de la música folclórica de Tucumán y Coco Quinteros reflejaría esa vocación de canto en su hijo, Popi Quinteros, hoy destacado emergente de una nueva generación de folcloristas locales.
Pero los colegios femeninos no se quedaban atrás y presentaban sus conjuntos para competir de igual a igual. En ese sentido, el conjunto de la Escuela Sarmiento fue el ganador de la Semana en 1962, año de nuestro egreso.
Este movimiento cultural hacia lo nativo, y el colegio se la jugaba, era consecuencia lógica de una autodefensa hacia la música vernácula contra la globalización de esa época causada por el Rock and Roll, interpretados por Bill Halley y sus Cometas, Elvis Presley, el surgimiento de Los Beatles y tantas bandas que nos quitaron espacios en bailes, radios, cine, etc. El tango y el folclore, eran sentenciados a una muerte segura. Todo ello de espaldas a nuestros funcionarios de la cultura, comprometidos absurdamente con lo foráneo, como si “todo lo extranjero fuese mejor”. Y ese era nuestro norte, combativo, espontáneo, como células programadas en un organismo biológico en defensa de lo nuestro, y en contra de posibles y reales infecciones. Este movimiento surgió en todo el país y su primera manifestación nacional fue sin dudas el Club del Clan.
Pasaron muchos años desde entonces. Hoy solo quiero recordar aquel Gymnasium siempre a la vanguardia de los acontecimientos culturales de Tucumán, el país y el mundo. Bien vale la pena citar a nuestra expresión máxima, Miguel Ángel Estrella y su movimiento Música Esperanza, pero también hacer justicia con aquellos abnegados e ignorados compañeros que se expresaron a través de la música, el canto, las letras, el teatro o simplemente dirigentes del Club Colegial, algunos tan y otros no tan famosos, que se formaron imbuidos en conceptos que surgían de una educación nueva, universalista, nacional y experimental, como la que se impartía por entonces en nuestro querido Colegio.

chino buiatti

0 Comentarios :

Publicar un comentario